29/9/09

De la promo, el tren y otras cuestiones (1).

Ocho días sin escribir. Qué semana. Y hoy, escribo desde mi iphone, en un tren que nos lleva a Barcelona. Maravillas de la tecnología. Y, ¿quién va sentada detrás de nosotros? Nada más y nada menos que Esperanza Aguirre. Sí, la presidenta de la Comunidad de Madrid. Y, claro, se escuchan cosas que luego contaré.
Estuvimos en la SGAE, en Barcelona, en Tenerife, en Gran Canaria y hoy estaremos de nuevo en Barcelona. Promo pura y dura. Entrevistas desde las diez de la mañana hasta las diez de la noche. Mini conciertos que en realidad son acciones promocionales organizadas por la compañía discográfica. Además me resfrié un poco y tenía la voz un poco tomada... (Me suele pasar siempre que inicio un proyecto).
Me temo que no se explicaron bien las acciones promocionales y ha habido gente que se ha enfadado por la brevedad de los mini conciertos. Las quejas las he leído en las opiniones de la web y parecen provenir de la actuación que tuvo lugar en el Búho. Sin duda, estamos en la época de los juicios rápidos y poco rigurosos. Tras la deliberación del jurado el veredicto parece ser: "qué decepción". Bueno, yo también, por mi parte, juzgo y pienso: "qué decepción". La inmensa mayoría de los presentes entendieron que finalmente se trataba de un evento de presentación y además, cosa que agradezco profundamente, se sensibilizaron con mi resfriado y mi cansancio. Hay quien no lo ha hecho. Peor para ellos. Sólo decir que me cansa un poco ya la gente que va de incondicional y que finalmente, si tienen que elegir entre la comprensión y la decepción, corren hacia la decepción con tanta facilidad.
Por cierto, con respecto a lo emotivo de volver a Tenerife y cantar en el Búho, dos cosas me dan pena: la primera es constatar que ese no es el Búho donde yo cantaba. Del Búho que yo conocí no queda más que una parte del nombre. Si las voces de la incomprensión no se han dado cuenta es porque no estuvieron en el Búho de 1993; la segunda pena tiene que ver con que las voces de la incompresión sólo se hayan escuchado en Tenerife. De hecho, en Gran Canaria sólo hice un bis; en Tenerife hice dos.

12 comentarios:

  1. Aquí estoy, enganchada al spotify y a las canciones de Alma Mía que van sonando una y otra vez (alternando con mis viejos hits, no vaya a ser que me empache, así cuando vuelvo a él le tengo aún más ganas).

    Para cuando gira? Te esperamos en Barcelona!!!!

    Por cierto ya contarás que oíste en el tren... (ahí salió mi vena cotilla)

    ResponderEliminar
  2. Casi mejor escribir las escuchas del tren en un libro a modo de Nostradamus, por lo que pudiera pasar, jajaja.
    Normal que luego la excelentísima lideresa diga que Rubalcaba tiene un ordenador que vigila todos sus movimientos. Si ahora resulta que hasta tiene músicos que ejercen de 007s, jajaja.

    Qué vaya bien lo que queda de promoción.
    Salud (en estos días con ese doble sentido hacia tu voz también, a cuidarse)

    ResponderEliminar
  3. Otra que siente curiosidad por conocer las perlas que salen de la boca de la Espe.

    Se agradece la sinceridad... no me he enterado de nada de miniconciertos, ni sabía que habías tocado en el Buho estos días... yo no estuve en el 93... pero de 5 o 6 años para acá ese no es el mismo sitio, no... una pena.

    Besos y música,
    Jara

    ResponderEliminar
  4. No pude estar en el Búho, otra vez será. Me alegra mucho leer y saber que escribes por aqui, te leeré ;). Incomprensión-decepción, buuf.. nada nuevo.. pero me sumo a tu defensa.

    Nunca es el tiempo que fué.

    Salu2

    ResponderEliminar
  5. Anónimo30/9/09

    Querido maestro, cantautor de nuestra tierra.
    Duele más la decepción de los tuyos que la de los ajenos, pero afortunadamente eso tiene fácil solución.
    Una canaria enamorada de tus letras

    Monique

    ResponderEliminar
  6. Pedro a ver si te vemos pronto de promo por Buenos Aires

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  7. Incondicional es adepto a una persona o idea sin limitacion o condición alguna (lo he mirado por si mi idea de incondicional era exagerada) asi que lamento que haya incondicionales por tí porque lo mejor de todo es conocer, razonar y escoger. Si uno se vuelve incondicional no razona ni piensa.

    ResponderEliminar
  8. Cada oficio trae sus cansancios, sus gripes, su basta ya de llamarme así. El tuyo tiene además esa rara posibilidad de tocar a quien no conocerás jamás. Atrás de vos habla la mujer política de gran ciudad y aún así acostumbras escuchar al niño del que nadie sabe el nombre. Eso no lo tenés que decir vos, lo dicen tus canciones y con eso basta. No soy incondicional, tampoco te pongo condiciones. Agradezco de vos esa música como en la mañana doy gracias también al hombre que amasó el pan que comí antes de salir a trabajar...

    (mantén encendido en aifon)

    ResponderEliminar
  9. Cristina2/10/09

    Bueno, incondicionales o no, estuvieron allí para oirte cantar, y probablemente comprar tu disco...mejor que la decepción venga porque querían oir más de tí, y no pudieron, a que la decepción viniera porque no quedaran contentos con lo poco o mucho que pudieran escuchar... piénsalo, todas las profesiones tienen su lado bueno, y su lado amargo, y sobre todo cuando estás expuesto a la mirada de todos, las críticas, a veces duras o injustificadas, duelen. Pero anímate, porque somos muchos los que desde hace tantos años, seguimos y disfrutamos de tu música, en mi caso desde el año 94... y claro, después de tantos años, ya nada es igual, ni el buho ese del que hablas, ni el pedro guerra que ví por primera vez en el campus universitario con su guitarra, en el 95, ni la Cristina que corría detrás de tí por todos los teatros para conseguir las decenas de fotos que tengo contigo, autografos, amigos comunes y recuerdos de una época que recuerdo con nostalgia.

    Sin embargo, algunas cosas no cambian, la esencia permanece, y por esto, como tantos otros, te he buscado en la red después de tanto tiempo para saber más de Alma mía.

    Mucha suerte.

    ResponderEliminar
  10. Ufff... Tengo bastantes cosas que decir así que no sé por dónde empezar. Me parecen muy injustas las palabras que dedicas a la gente que esa noche estuvimos en El Búho para oírte cantar y que en cierta medida (y me incluyo) nos sentimos decepcionados con tu actuación.

    En primer lugar, para estar allí, había que comprar tu disco. A mí me lo regalaron porque ese día casualmente fue mi cumpleaños, pero también pude comprobar que ese martes había unas colas inmensas por fuera del Corte Inglés de gente que esperaba a que abrieran las puertas para hacerse con él y con la entrada. Esto ya dice bastante de los que estábamos allí.

    En segundo lugar, creo que la mayoría de los que estábamos en El Búho te hemos seguido desde la época de Taller. Hemos seguido contigo y con tus canciones a lo largo de estos años. Creo que tenemos derecho a opinar si una actuación nos gusta o nos deja con un mal sabor de boca.

    Tienes razón en lo de la poca información que se dio. Nadie esperaba que cantaras tan pocas canciones, pero hasta ahí lo podemos entender. Era una mini presentación, pues vale, pero explícalo. Sabes que con poquito que hubieras dicho nos habrías conquistado. "Me encantaría seguir toda la noche, pero entiéndanme, no depende de mí". Sólo con eso. No hacía falta más. Así que ahora entiéndenos tú. Personalmente tuve que hacer piruetas para estar esa noche allí y me encuentro con que cantas un par de canciones y al final dices que te duele la garganta. Vale, no niego que sea cierto, pero sonó a "déjenme en paz que yo ya cumplí". Y otra cosa que no me gustó nada fue que salieras por detrás. Lo siento, pero es mi opinión. Puedo estar equivocada, pero es lo que pienso.

    Respecto al Búho, te doy toda la razón. Nada que ver con el antiguo.

    Bueno y dicho esto, seguiré comprando tus discos, seguiré asistiendo a tus conciertos y seguiré pidiéndote "Cathaysa"..jaja Una cosa no quita la otra.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo12/7/11

    Acabo de leer tus comentarios sobre lo que pasó en el Búho y me he quedado un poco así como de piedra. Comparto cada una de las palabras que señala Madame Bovary. No fuimos informados y cantaste desganado. Se puede entender que que estuvieras mal de la voz, resfriado. Aún sigue enquistado ese malestar que provocaste en muchos de nosotros. De hecho me cuesta seguir escuchando tus canciones, que me acompañaron en tantos momentos de mi vida. No fue por la brevedad del concierto, sino por una actitud altanera. Como si estuvieras tocado por las musas y los demás tus súbditos. Si el Búho no era lo mismo que antes yo no lo sé, era la primera vez que entraba. Pero de lo que sí estoy seguro es de que las personas que allí nos encontrábamos éramos apasionados de la música de cantautor y en este caso de la tuya. No son justas las palabras que apuntas en tu blog. ¿No habrás cambiado tú mucho más que los muros del local? Piénsatelo.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo12/7/11

    También, y a parte de lo fugaz de tu concierto, podrías haber dado pie a algún telonero canario para ayudarle, como lo hicieron con tantos otros cantautores, incluido vos, a ser conocido. Claro que los de la gira promocional quizás lo desestimaron. Pues bienvenido al mercado musical. Y otra cosa, señalaste que tendríamos más y mejor en tu gira, previo pago, supongo.

    ResponderEliminar