15/10/09

Fechas/ Primavera de 1928

En la primavera de 1928, George Gershwin, el creador de Rhapsody in Blue, realizó una gira por Europa y conoció a los compositores más destacados del momento. En Viena recaló en casa de Alban Berg, cuya ópera Wozzeck -empapada en sangre, disonante y abrumadoramente sombría- se había estrenado tres años antes en Berlín. Para recibir a su visitante estadounidense, Berg se ocupó de que un cuarteto de cuerda interpretara su Lyrische Suite (Suite Lírica), en la que el lirismo vienés se refinaba hasta convertirse en algo parecido a un peligroso narcótico.
Gershwin se sentó luego al piano a tocar algunas de sus canciones. Vaciló. La obra de Berg lo había dejado sobrecogido. ¿Eran sus propias obras dignas de este marco lúgubre y opulento? Berg lo miró con severidad y dijo: Sr. Gershwin, la música es la música.
(Del Libro El ruido eterno. Escuchar al siglo XX a través de su música. ALEX ROSS).

3 comentarios:

  1. Pedro, ahora, además del placer de cantar a dúo en el carro (tus cd y los de Silvio son de los que más tiempo se quedan), tengo el placer de leerte, de conocerte mejor, muy bueno pibe!

    Así que insisto, sigue mi niño...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo19/10/09

    Gracias por presentarnos pasajes como este, Pedro. Muchos de quienes te leemos somos personas que vivimos intentando hacer música y, definitivamente, que alguien como tú nos muestre esta manera de pensar a través de aquellas líneas es un gran aliciente. Gracias, muchas. Camilo Vega. Lima-Perú.

    ResponderEliminar
  3. Llego a tu blog, Pedro, por Al caer el sol, y qué alegría descubrir tus letras. Tus maravillosas letras.
    Te seguiré a partir de hoy. Ahora hay algo más para seguir , a parte del sonido de tu voz y de las letras de tus canciones: tu blog.

    Gracias...

    ResponderEliminar