12/11/09

Años

No se qué edad tenía exactamente cuando empecé a escuchar a King Crimson. Se muchas cosas de King Crimson, Génesis, Yes, Pink Floyd... Son todos grupos de rock. Rock sinfónico. Sus canciones, en ocasiones, duraban toda la cara de un LP. Había partes instrumentales y sus componentes eran todos grandes músicos. Frank Zappa and the Mothers of Invention. Debía tener once o doce años. ¿Qué chico o chical de once años escucharía hoy esa música? En aquella época, los chicos y chicas de esa edad tampoco la escuchaban. Escuchaban a Los Pecos y a Tequila. Yo los detestaba, a ambos. Debí ser, pues, un extraño niño de once años. También escuché a Los Beatles y a Bob Marley hasta que saltaron los cachitos de hierro y plomo o los discos se llenaron de insoportable fritura. Debió ser a esa edad, porque lo que si sé es que a los 15 años descubrí a Silvio Rodríguez. Cuando esto sucedió, ya sólo escuché música de cantautores y el rock salió de mi vida. Pablo Milanés, Lluís Llach, Jaques Brel, Atahualpa Yupanqui, Violeta Parra... Nunca debí hacer eso. Nunca debí sustituir una música por otra. Pero fue así. He tardado muchos años en superar los prejuicios adquiridos absurdamente y comenzar a escuchar la buena música en sí misma; más allá de géneros o estilos. No me arrepiento de nada de lo que escuché; ni siquiera de Los Panchos y de Roberto Carlos. Todo fue parte de un lento aprendizaje.
Los tiempos han cambiado, y sobre la batidora musical que suena en mi cabeza, hoy puedo decir: Silvio es Dylan. Violeta Parra y Atahualpa Yupanqui son Hank Williams y Woody Guthrie; y todos juntos comparten el difícil trono de los grandes maestros.

7 comentarios:

  1. Pedro, en el blog de Pancho Varona, justo en una entrada titulada King Crimson, se hablaba de etiquetas y prejuicios musicales.

    El sabio Asúa respondió a algunos comentarios que se generaron, apostando por ninguna etiqueta y si por la buena música como única categoría.

    Y todo es bagage, y tiene momentos, y otras músicas se quedan toda la vida y otras descubres con el tiempo. Nada tiene que reñirse con nada, siento, ni en la música ni en cualquier cosa.

    Y si, es cierto hermano, en cuanto entra Silvio ahí se queda, además como que lo vas medio-entendiendo..., redescubriendo, te acompaña y a épocas te produce diferentes reacciones...es como una especie de banda sonora de una vida.

    Me has traído al recuerdo una noche, a las tantas, en una terraza del vedado, bajando rifles de ron que Moisés me preparaba "a la española", y cantando a grito pelao aquello de "si pienso que fui hecho para soñar el sol..."

    En fín, un abrazo.
    P.d.: tú también eres uno de los grandes, para muchos pibe...para muchos.

    ResponderEliminar
  2. Linúa12/11/09

    Hola!

    A mí me pasó algo parecido. Mi obstinado empeño en llevar la contraria a mis padres y el descubrimiento del rock and roll a los 10 añitos, me apartaron mucho tiempo de la música que venía de mi abuelo y de mi gente. Supongo que nos pasa a todos. Sin embargo, un buen día, apareció Silvio de mano de un profe del instituto y Silvio trajo a Pablo y Pablo a Viglietti y Viglietti a Chico y Chico a Caetano y Caetano a Gilberto y Gilberto a Pink Floyd y Pink Floyd a Bowie y Bowie a Dylan y Dylan a Bruce y Bruce a… y así en múltiples ramificaciones hasta hoy.

    La BSO de mi vida está compuesta por un centenar de músicos de los más variados estilos, de Sabina a Deep Purple pasando por Chavela, Carlos Cano, Cohen, Krahe, Nirvana, Ruibal, por Fito o por tí… sin los que hoy no sería quien soy. Si algo he aprendido de todos ellos es que, en la vida, hay que ser de principios firmes pero de orejas y mente abierta porque nunca se sabe lo que te puede llegar a enamorar o de lo que puedes llegar a aprender. Hay demasiados lugares hermosos para ceñirse a un único camino o dirección.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hombre hay una cosa buena en los prejuicios... cargárselos.

    Y total para eso venimos al mundo, para aprender, asi que aprendamos, aunque nos cueste toda la vida.

    ResponderEliminar
  4. Hombre.. eso nos pasó a todos.. aunque seguro que hoy por hoy aun tienes alguna etiqueta sin querer abrir, no??

    Abrazo

    ResponderEliminar
  5. A mi me pasó un poco al revés. De pequeño Silvio, Aute, y la eclosión de Alejandro Sanz lo eclipsaban todo. De todos los discos que tiene mi madre, esos tres artistas podían con todo, bueno, y los ritmos caribeños de Juan Luis Guerra (que tú Pedro conociste en persona; tipo raro ¿No?). Pero entonces, con 15 años te vi en un concierto inolvidable que a la postre cambiaría mi vida. ¡¡Quería hacer lo mismo que tú!! Joder... lo peor fue dejarme coleta, yo no sabía de mis posibilidades con las chicas, pero la coleta lo jodió todo, ¡En serio! Me pasaba horas tratando de cantar como tú, de aprender de tu música...y aprendí. Luego, años más tarde tuve la suerte de recibir clases de Quique González, y me encantó. A partir de ahí me abrí más. A Dylan, Springsteen, Beatles, Knopfler, Briam Adams, Drexler, y demás se le sumó un amplio abanico de músicas y estilos.

    Resumiendo, no creo en las etiquetas, sirven para limitar, dividir, crear falsos prejuicios, establecer fronteras innecesarias cuando se habla de música ¿Qué idioma hay más universal?

    Escucho un poco de todo, aunque es verdad que me gusta más bien poco, pero lo poco que me gusta me emociona tanto, tanto, que la música es mi vida, y tú Pedro, mi mejor maestro.

    Salud y república.

    ResponderEliminar
  6. Interesante reflexión. A mi también me ha pasado que rechazo algunas músicas de antemano, quizás por prejuicios, quizás porque no me gusta que me "vendan" la música.

    Pero lo dificil es saber cuál es la "buena" música. ¿Cómo se distingue la buena música de la que no lo es? ¿Por la letra de la canción? ¿Por la melodía? ¿Por el repetitivo estribillo? ¿Por el márketing que lleva asociado? No lo tengo muy claro...

    Si quieres, Pedro, puedes probar tus prejuicios con "La casa Azul". Búscalos en youtube, por ejemplo la canción "La revolución sexual" o "Como un fan" o "Superguay". A todos los que les recomiendo este grupo siempre le digo que se quiten los prejuicios antes de escucharlos.

    Hasta otra!

    ResponderEliminar
  7. En mi casa, mi hermana que es mayor que yo unos 9 años, escuchaba a Mecano, a Duncan Dhu y al Último de la Fila en aquel final de la década de los 80. Ella era adolescente, y yo aún un niño.No se oía música que no fuese nacional.

    Cuando cumplí los 13, en las puertas de la pubertad, comencé a interesarme por la radio, pero no por los 40 principales precisamente, rapidamente comprendí que la música comercial no me llenaba lo más mínimo, y comencé a escapar a emisoras que pinchaban éxitos internacionales, pero antiguos, lo que ahora yo llamo "los clasicos del rock".

    La cosa es que con 14 años descubrí a Simon & Garfunkel ( no pude escapar a la maravillosa banda sonora de El Graduado ), y aquel mítico dúo me llevó, agarradito de la mano, a toda aquella gran música de los años 60 y 70: Bob Dylan, The Beatles, The Rolling Stones, The Beach Boys, Leonard Cohen, The Eagles, Creedence Clearwater Revival, The Doors, Neil Young, The Who, Pink Floyd, Janis Joplin, Bob Marley and the Wailers, Jimy Hendrix, y un largo etc. de esa música que hoy me sigue llenando tantísimo. ¿ Qué chico de 14 años escuchaba a mediados de los noventa el folk sesentero de Simon & Garfunkel ? Imaginaros, era todo un bicho raro entre mis conocidos, sin embargo crecí con la certeza de que la poesia de Paul Simon era auténtica, y su música significó mucho en esa edad tan complicada en la que nos llenamos de sentimientos encontrados.

    Un poco después, con 17 años, conocí a un tal Pedro Guerra. En cierta forma ya iba a contracorriente en mis gustos musicales, a contracorriente con "la moda", así que porque no prestar atención a un cantautor de talento en esa época en que comenzaba a predominar el rap y la música disco ? Fue otro de los grandes aciertos de mi vida.

    Por supuesto, igual que Simon & Garfunkel me abrieron una puerta a un nuevo tipo de música, Pedro lo hizo a otra que nunca había degustado hasta entonces.

    ResponderEliminar