17/12/09

Aminetu Haidar 1

Aunque siempre fui solidario con la causa saharaui, reconozco que últimamente no estaba muy al día. Aminetu Haidar, a mí como a tantos otros y otras, nos ha traído de vuelta a los pies de la realidad de su pueblo. El día a día de la historia de Aminetu lo he seguido por la prensa; y de la misma manera, día a día he ido recibiendo información, conociendo los datos, la historia y haciéndome una idea final.

Aminetu Haidar está en huelga de hambre porque quiere volver a su casa, derecho que nadie le puede quitar. Pero Aminetu Haidar, con este gesto, hace visible la realidad del Sahara Occidental, un pueblo que debería ser libre y soberano, derecho reconocido por todos menos por Marruecos, pero que no se hace efectivo ante la hipócrita mirada de la Comunidad Internacional, incluida, por supuesto, la de los diferentes gobiernos que se han ido sucediendo en España desde hace más de 34 años.

En algún momento me vino a la cabeza la imagen de la negra Rosa Parks sentada en un asiento solo para blancos, negándose a levantarse y zarandeando de esta forma la injusticia de toda una nación. Paul Laverty y Kean Loach hablaron de esto en un artículo publicado en El País. Una sola mujer logra dar visibilidad a una causa y poner en alerta a la opinión internacional. Dice Saramago que no termina de entender por qué Aminetu no aceptó el pasaporte español. Yo también he pensado eso. El otro pasaporte, el que le quitaron, tampoco era un pasaporte saharaui. Si la cuestión es: Quiero volver a mi casa, ese pasaporte te lo va a permitir y además vas a estar protegida siendo ciudadana española. Si la cuestión es reivindicar los derechos del Sahara Occidental, Aminetu ya lo ha conseguido, es más, ha conseguido lo que nadie pudo hasta hoy: la causa del Sahara ha ocupado las portadas de los periódicos más importantes del mundo y ha movilizado a miles de personas y cientos de miles de personas en todo el mundo se adhieren por mi primera vez a esta lucha. Porque para mí, por encima de todas las cuestiones, la más importante es: Aminetu no puede ni debe morir. La dignidad de Aminetu, llegados a este punto, es tan grande y tan incorruptible que nada podría desmejorarla. Cada cual, ahora mismo, está colocado en el justo lugar que le corresponde: la crueldad sin límites del gobierno marroquí, los errores del gobierno español, la hipocresía de la Comunidad Internacional, los medios de comunicación (que necesitan huelgas de hambre y muertos para informar en primera plana de las injusticias), la solidaridad de los ciudadanos y las ciudadanas de a pie; y Aminetu y el Sahara Occidental (con sus más que justificadas reivindicaciones), más que nadie. Lamentablemente, si Aminetu muere, quizá en unos meses mucha gente deje de recordarla (es una forma habitual de proceder en los veloces tiempos que corren). Si Aminetu vive y nosotros nos comprometemos a seguir junto a ella y su pueblo hasta el final, entonces, todo el esfuerzo se verá enormemente recompensado.

Ahora mismo, Aminetu está en la UVI y los titulares anuncian: Enviados de Mohamed VI negocian en EE UU una salida para Haidar. En un artículo de Benjamín Prado pude leer: como José Saramago, que es uno de los intelectuales por quien más respeto siente Juan Urbano, que acaba de llamarme para decir que si Haidar muere será un desastre, entre otras cosas porque significará que todas las personas que la apoyamos no hemos sido capaces de convencerla de que matarse es una forma bárbara de seguir luchando y que preferimos los héroes a los mártires. Y Yo digo: Cada vez hay menos tiempo. Aminetu es grande y digna como un pueblo libre. Que la lucha siga, pero que Aminetu no muera.

6 comentarios:

  1. Ojalá se solucione todo pronto. Esperemos que no acabe en tragedia. Como tú dices, sería una lástima.

    ResponderEliminar
  2. Se puede decir más alto, pero no más claro.

    ResponderEliminar
  3. Parece que todo tendrá un buen final. Esperemos que no haya sufrido secuelas, que se pueda recuperar y que, después, no nos olvidemos de que el problema persiste.

    ResponderEliminar
  4. Tengo la peregrina idea de que luchar por separatismos trae solo sangre sin soluciones. Mi fe está en la inclusión y no en la separación, pero tampoco funciona...

    ResponderEliminar
  5. Por qué no hay forma de suscribirse a tu blog?

    ResponderEliminar
  6. Anónimo26/1/10

    Por favor, que se muera de hambre aquel que no quiere comer y puede. Eso sí que es una falta de respeto. Dejemos las hipocresías.

    ResponderEliminar