1/2/10

Toda una literatura

Enrique Vila-Matas escribió en su libro Bartleby y compañía: Hace tiempo ya que rastreo el amplio espectro del síndrome de Bartleby en la literatura, hace tiempo que estudio la enfermedad, el mal endémico de las letras contemporáneas, la pulsión negativa o la atracción por la nada que hace que ciertos creadores, aún teniendo la conciencia literaria muy exigente (o quizá precisamente por eso), no lleguen a escribir nunca; o bien escriban uno o dos libros y luego renuncien a la escritura…

Juan Rulfo, por ejemplo, después de escribir Pedro Páramo y dejar una huella indiscutible en el suelo de la eternidad, calló para siempre. Dijo: No tengo nada más que decir. Dijo: Se murió mi tío Celerino que era quien me contaba las historias. Su legado: Un libro de relatos y una novela que guardan toda un literatura.

Entre los Bartleby, sin ninguna duda y con un lugar preferente, se encuentra Salinger. Salinger cultivó, además, el arte del misterio y la ocultación. Poco sabemos de Salinger. Conocemos su libros publicados. Literatura en estado puro. Y es que todo lo demás: imagen, opiniones, vida social y personal, no pertenece al mundo literario. En realidad, cabría decir que a nadie interesa. Sin dudar del valor de El guardián entre el centeno, yo me decanto por Nueve cuentos. Toda una literatura. Nueve cuentos, Pedro Páramo y Suicidios ejemplares (Enrique Vila-Matas), son tres libros que dejaría, para siempre, en la mesilla. Los leería una y otra vez, sin descanso. Esos tres libros guardan toda una literatura.

Habría que rastrear el espectro del síndrome del escritor oculto. Salinger tendría también su puesto de honor. Añadiría a Thomas Pynchon y a Corman McCarthy, si no fuera porque este último rompe su silencio y su aislamiento para asistir a la ceremonia de los Oscar. Allí, junto a su hijo, celebró animadamente el galardón de los hermanos Cohen.

Pues bien, Salinger ha muerto. Tenía 91 años. A muerto para sí mismo. Para nosotros, esta fecha, ¿qué significación tiene? En realidad, Salinger, de quién tan poco sabemos, murió el día en que decidió dejar de publicar.

Nota: Vila-Matas no incluye a Ángel González entre los Bartleby. Con su permiso, lo haré yo. Cuando conocí a Ángel, hacía algunos años que no escribía nada. No tenía nada que decir. Como en el caso de Juan Rulfo y Salinger, lo dicho es más que suficiente. Toda una literatura.

5 comentarios:

  1. Un regalito de morondanga

    De morondanga por lo modesto. Claro, todo es modesto comparado con todo lo que vos nos das.

    ResponderEliminar
  2. el arte o el misterio de la ocultación...O el de la Impostura (título de un libro de Vila-Matas). Mostrarse puede ser una estratagema para mejor ocultarse: Recuerdos inventados (otro libro de Vila-Matas). O el suyo más reciente, Dietario voluble...¿Dietario?.
    De estas y algunas otras cosas he escrito algo en mi post. Por si a alguno le interesa.
    Saludos.
    http://metaliteratura.blogspot.com/2010/02/la-dificultad-de-la-autobiografia.html

    ResponderEliminar
  3. Cuan llena está el alma que llevas?...

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3/4/13

    These сontempoгary fitnеsѕ deνiceѕ are worn about
    the waist, ρoѕіtionеd рroρeг abоut the abs anԁ then utilіzing
    what is identified aѕ electronіc muscle stіmulation.



    Feel fгее tο surf to my
    blog poѕt: visit the up coming article

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6/6/13

    Providing the respond to of this concern is someway complex and not simpler like
    this concern. This product has latest 1.5 variations Bluetooth connection.


    Here is my website obd diag

    ResponderEliminar