23/4/10

Chris Cunningham

Work of director es el nombre de una colección de DVD en la que se muestran los trabajos de interesantísimos realizadores de Vídeo Clip. Algunos de ellos ya han dado el salto al largometraje con resultados no menos interesantes: Michel Gondry y Spike Jonze. Trabajaron con grandes artistas del rock, del pop o la música alternativa: Bjork, Madonna, Beck, Massive Attack, Portishead, Chemical Brothers…

Aunque no me interese demasiado la música de algunos de los artistas para lo que trabajaron, me abstraigo y pienso que realizaron auténticas obras de arte, concibiendo el Clip como algo más que un mero objeto promocional.

En el DVD dedicado a la obra de Chris Cunningham aparecen dos vídeo clips que me impactaron especialmente: Frozen de Madonna y All is full of love de Bjork. En Frozen pienso que se ha partido del significado de la palabra: helado, para mostrar la frialdad con unas cautivadoras y negras imágenes sobre un desierto cuarteado. En All is full of love se parte igualmente del significado: todo está lleno de amor, para mostrar a dos máquinas amándose en unas imágenes llenas de ternura y sensualidad.

Eran otros tiempos para la música y para el arte, sin duda.

Reaparece Chris Cunningham, después de una larga ausencia, en el EP3 con una entrevista. Y esta es su acertada reflexión sobre alguien que desconozco, que no me interesa pero que me resulta especialmente esperpéntica (creo que puede servir para definir el momento que vivimos a nivel cultural):

EP3. Cuando su colega Michel Gondry vio el último vídeo de Lady Gaga con Beyoncé, Telephone, dijo que no puede soportar a esta especie de Marilyn Manson femenino. ¿Cuál diría usted que es la contribución de Lady Gaga al show business?

C.C. No puedo opinar gran cosa sobre ella o su música, pero el hecho de que se hable tanto de Lady Gaga, para mí es un indicio de lo bajo que ha caído la cultura popular. Tiene sentido si eres una niña de 12 años que no ha oído nunca sobre Prince, Madonna, Michael Jackson, David Bowie o Grace Jones. Me desorienta, porque con esa edad yo escuchaba a Kraftwerk, Human League o la new wave y estaba (aún lo estoy) emocionado por las posibilidades y el futuro de la música. Cosas como Lady Gaga me hacen pensar que hemos involucionado y que vivimos en un universo alternativo donde Madonna nunca existió.

11 comentarios:

  1. Pedro,

    Supongo que colocas esto porque opinas algo muy similar sobre aquella vertiente musical (y en general, sobre un problema cultural en casi todo el globo).

    Siento que tienes razón; por ejemplo, en mi país, Perú, la industria de la radio y tv está casi monopolizada (muchos lo saben aquí) y los cantautores somos excluidos a un 99.9% de esta vía de comunicación/difusión. Es casi una dictadura (imposición) cultural.

    La gran pregunta, el gran debate que sería lindo abrir -una vez más, pero esta vez contigo- es:

    ¿Qué hacer para revertir esta triste realidad?

    Aquí existe un colectivo muy grande de cantautores y vemos la manera de hacernos escuchar (algún programa de radio en alguna estación pequeñísima, internet, discos colectivos, etc.), pero parece no ser suficiente con que existamos y nos organicemos.

    Hay huesos durísimos de roer.

    ¿Qué hacer, querido Pedro?

    ResponderEliminar
  2. Cuando era pequeña, alrededor de unos 7 años como mucho, me dedicaste una canción porque mi tío te pidió si podías hacerlo. No fui consciente en su momento, ni de la canción ni del concierto; no fui consciente de absolutamente nada, no me interesó. Pero, hace poco escuché de nuevo aquella canción y sin saberlo, sin saber aún dónde narices guardó mi mente aquel recuerdo, entendí la canción, entendí aquel día y entendí a mi tío. Fue como una conexión con el pasado muy satisfactoria, gracias a algo que tú compusiste. Y me quedé reflexionando largo rato... esa canción estuvo siempre ahí para que ahora me reuna con ella, después de diez años. Y después de diez años también doy las gracias a mi tío, por ese gesto tan bonito ligado a esa canción tan bonita.

    Peter pan pan pan, niño malo cuando aprenderás...

    ResponderEliminar
  3. A mi lo que me desorienta es la falta de tolerancia hacia los gustos ajenos.

    Vale, a mi no me gusta Lady Gaga, es cierto, pero si al mainstream le gusta, por definición, eso la hace un HITAZO de la cultura popular. Que no nos sorprenda que en 10 años ella esté en la misma posición en que ahorita se encuentra Britney Spears (que pasó por las mismas críticas): siendo, con todas sus letras, un ícono pop.

    Por más que la canción de autor sea lo que yo oigo quizás el 99% de mi tiempo, JAMÁS me atrevería a defender que se encuentra en un escalón superior a cualquier otro género.

    Es triste que líricamente se predique defender tantas cuestiones y que tan fácilmente abdiquemos ante la TOLERANCIA CULTURAL.

    Si tanto le tiramos a favor de la igualdad y el respeto a la diversidad, aceptar y defender los gustos de millones de fans de la música pop es lo menos que podemos hacer.

    A últimas, si Madonna le dijo a Rolling Stone que se ve a ella misma en Lady Gaga, ¿quién es quién para decir que vivimos en un universo en dónde Madonna nunca existió? :P

    ResponderEliminar
  4. En los últimos tiempos siento que no puedo opinar de nada sobre nada.
    Se lo que siento al mirar o al leer. Pero puede ser mi diferencia una exposición?

    ...Lo siento, no se que decir y a la vez diría tantas cosas.

    Un abrazo, Pedro.

    ResponderEliminar
  5. Lo cierto es, apreciado Joel, que "la cultura popular", en otros tiempos/espacios, ha llegado a ser y transmitir sabidurías increíbles (no cito ejemplos porque no acabaría nunca).

    En la actualidad, en occidente, el acceso a los medios masivos de difusión para el conocimiento (aquel conocimiento que vale la pena, tanto en lo cognitivo como en la construcción de una emotividad sana)es algo tan difícil...

    Como vez, aquí lo importante no es la categorización de la calidad de un género u otro. El problema estructural es la cuasi-imposición cultural que genera el mercado de capitales de entretenimiento. Algo muy triste, creo yo.

    En el pop hay obras de arte inconmensurables, de hoy y de ayer, como bien has sugerido y como bien encontrarás en otros géneros musicales (incluso, el problema no es "el tipo de género musical", sino el uso que se le puede dar, encarnándolo en inadecuadas representaciones de dichos géneros, que pueden terminar embruteciendo más y más a los cándidos oyentes que aprecian casi solo lo que se les (im)pone enfrente.

    Así, como vez, promover un "melo-centrismo cultural" in extremis es tan nocivo como la "relatividad cultural" que -sin querer, me parece- expresaste al mismo calibre.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo7/5/10

    Totalmente de acuerdo en que el género del pop es mayormente impuesto a las mayorías, pero también estoy de acuerdo con que el problema es la imposición, no la música en sí. En un ambiente de libertad, todos deberíamos ser capaces de elegír la música que mas nos guste, sea esta la de cantautor o alguien dando golpes en una puerta (para poner un ejemplo de un sonido cualquiera). También estoy de acuerdo en que no hay musicas superiores o inferiores. Solo gustos.
    Si predicamos tolerancia, tratemos de practicarla.

    ResponderEliminar
  7. Entiendo tu punto, Camilo, y en mi naturaleza humana y habitualmente ambivalente, hasta lo comparto. Lo que pasa es que va a resultar que todo es malo. :P

    Yo, como todos, también suelo no gustar de mucha música -gustar o no gustar de las cosas es escencial para ser feliz-, pero procuro evitar los comentarios negativos, especialmente en público. No sé quién pueda escucharme que opine todo lo contrario y quizás resulte ofendido.

    A mi me salva que no soy líder de opinión y quizás ofenda a poca gente con mis habladurías, pero en el caso de ellos, los comentarios (que inherentemente son públicos) deberían de ser escogidos con más cuidado.

    De la misma manera en que un fan de Lady Gaga (considerando que son tan influenciables como los estamos suponiendo) va a tomar al dedillo cualquier declaración de ella, cualquier declaración de las personas sabias, por poner un adjetivo burdo, también va a ser tomada tal cual por el grueso de su target, y podría resultar hasta peor, porque inconscienteme (de nuevo considerándonos muy influenciables) la podríamos validar como una opinión que tiene toda la razón, pues viene del que creemos que sabe, ¿no?

    Es cierto que muchas cosas se nos imponen a todos, todos los días, pero eso es algo que no se va a arreglar desacreditando a otros.

    ¿Cómo podemos decirle a alguien que lo que oye y le gusta, y también a su familia, y a sus amigos, quizás a todo el medio en el que se desarrolla y en el que probable y efectivamente no tiene alternativa, o quizás sabe que la tiene y prefiere quedarse con lo suyo, es mala música? Simplemente nos lo van a tomar como una agresión: o les estamos diciendo ignorantes o tontos, y como a nadie le gusta oir eso, cualquier alegato bienintencionado que fuera de por medio, perdió todo su valor.

    Yo lo que digo es que en este avance humanista-cultural que me parece que a todos nos gustaría ver, tenemos que aprender a medir el alcance de nuestros comentarios y la manera en que afectan a los otros.

    No veo la necesidad de esto, pero si es lo que se pretendiera, con comentarios negativos del lado "cultivado" hacia el lado popular, el lado popular nunca va a querer pasarse al otro bando. Se atraen más moscas con miel que con vinagre, me dijeron. :)

    ResponderEliminar
  8. Anónimo9/5/10

    No creo que haya habido tal involución, simplemente las grandes discográficas se han quedado en los productos que más fácil llegan al público y sólo promocionan éstos. Es la normal evolución de cualquier negocio.Y no todo el mundo es tan amante de la música como para explorar por su cuenta.

    Podemos echar un vistazo a la lista de los 40 en españa de los 80 y compararla con la actual ya que es un buen ejemplo de como ha evolucionado el el sector discográfico en el mundo en estos últimos años.

    Por eso, no acabo de entender como artistas de tu palo están en contra de las descargas gratuitas, cuando eso es lo que permite que tu música llegue a gente, que luego puede comprarla o ir a tus conciertos. Yo gracias a ello, he podido comprar cd de grupos que si no fuera por internet jamás hubiese podido conocerlos.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo10/5/10

    eso es cierto, yo descargue golosinas y raiz antes de comprar un disco... ahora tengo, en mi colección de discos fisicos, 5 discos de pedro guerra, incluidos golosinas y raiz

    ResponderEliminar
  10. Sin entrar en el tema de las descargas gratuitas...

    Vivimos en el mundo de internet. Lo bueno que tiene este medio, internet, es que no te dirijen. Si compras un periódico, una revista, enciendes la radio, la tele, pues tienes que ver lo que ponen, tienes que leer lo que dicen, etc. En Internet, tienes más capacidad de elección y sobre todo con la música: miles de myspace, spotify, descargas gratuitas, jamendo... Hay una variedad sin fin.

    No creo que estemos en una involución, sólo que las grandes compañías apuestan por ese estilo, pero si indagas un poco, rápidamente encuentras música arriesgada, viva, intensa...

    Yo no te puedo tararear ninguna canción de la lady-gaga esta, aunq en spotify su disco está en la portada, nada más entrar.

    PD: Cada vez te cuesta más escribir por aquí... :P

    ResponderEliminar
  11. Ahora si te escribo... la melancolía, esa tristeza llena de vida.

    Sabes, Pedro? Yo no suelo hacer opiniones muy personales, por la razón de cada uno puede y es libre de ser como quiera.

    Pero a mí no me gusta Lady Gaga... sus dedos en el piano es lo único que me salva de las pocas ocasiones que la he visto.
    Pero no puedo entender sus letras, y cuando la veo, sólo veo un show, puede que esto sea parte de la música?... no lo creo.

    Si les soy franca, la veo y parece que de repente va a salir el Circo del Sol con hombres voladores detrás y eso me enfurece más, porque para mi "Cirque du Soleil", es lo mejor que se ha hecho a nivel de espctáculos en esos aspectos...

    Y es que yo siempre odié de pequeña el circo, los animales encerrados, los payasos, que siempre me parecieron personas tristes y solitarias, y una foto que mi madre me hizo a la fuerza con Teresa Rabal. Ese día, cumplía 10 años y juré que nunca más. Lady Gaga es ahora como ella pero con más brillantina.

    Un abrazo muy fuerte.

    Penélope Sierra

    ResponderEliminar