26/2/10

Canciones

Imagino mi propio ranking de canciones. Cada tanto, una canción ocupa el primer lugar. Son canciones que golpean con suavidad, estimulando mis sensaciones sonoras, musicales, emocionales. Son canciones que me hubiera gustado escribir y que me conformo con poder disfrutarlas.

Niña de Fuego. (León, Quiroga y Quintero)

La conocí en la voz de Concha Buika. Impresionante, como siempre. Sin desmerecer a Buika, algo que resultaría tan difícil como inútil, la mejor versión es la de Manolo Caracol. También he escuchado una versión de Parrita. Vamos a decir que las tres comparten el número uno.

En el dos: A ciegas (León, Quiroga y Quintero), en la versión de Miguel Poveda.

Hoy he caído en la cuenta, mientras conducía y saltaban aleatoriamente las canciones de mi iPhone, en la existencia de una canción titulada: Antonio Vargas Heredia (Joaquín de la Oliva, Juan Mostazo, Francisco Merenciano). Versión de Carlos Cano. Aquí está el número tres.

Cáceres

Algún día quisiera hablar de los derechos de autor y de la piratería, pero necesito tiempo para pensar en todo lo que quiero decir. Después del concierto de Madrid, después de un viaje a Chile de cinco días que nos llevará a Valparaíso a cantar (5 de Marzo) en un Congreso de la Lengua organizado por el Instituto Cervantes, después de la salida del volumen dos (Contigo en la distancia), quizá entonces disponga del tiempo para reflexionar y dar mi opinión sobre este tema tan polémico.

Yo compro la música. Tengo cientos de compactos, y desde que existen las tiendas online, compro discos en la red. Utilizo el iTunes. El iTunes, además, tiene esa cosa que se llama Genius, que te va recomendando discos. Qué tontería, la verdad, pero gracias a esa función he conocido mucha música y muchos discos.

¿Por qué esta entrada tiene nombre de provincia española? La respuesta es que un día el Genius me llevó hasta un artista que así se llama: Cáceres. Compré dos discos: Utopía y Murga Argentina. ¿Quién es Cáceres? Es Argentino y vive en París: Juan Carlos Cáceres. Hace una mezcla de tango, murga, candombe… Música del río de la Plata. Buenísimo. Cuando lo escucho pienso en Paolo Conte. Es como el Paolo Conte del Tango. Esta visión es tremendamente personal. Para mí, Conte y Cáceres son hermanos en algún lugar de las sensibilidades musicales.

Un día escuché una canción en la radio. No sabía quién era. Utilizando esa aplicación que se llama Shazam, que debe significar algo así como magia digital, supe que estaba escuchando a un artista italiano llamado Vinicio Capossela. Otra vez me encontraba en la ribera del río Paolo Conte. Un río de aguas sonoras que te abrazan: voz ronca y tintes jazzeros.

Esta es la curiosa forma en la que hoy en día llego a ciertas músicas. Así las relaciona mi cabeza. Todo lo demás es puro disfrute. Placer.

18/2/10

Fechas

20 de Febrero: Barcelona. Luz de Gas. Gira Versiones. Sólo con la Guitarra. Canciones del último proyecto (Versiones), pero también antiguas.
28 de Febrero: Madrid. Teatro de Madrid (La Vaguada). Sólo con la Guitarra. Canciones del último proyecto (Versiones), pero también antiguas.
2 de Marzo: Salida de Contigo en la distancia (Versiones Vol. 2). Incluye un Dvd grabado en mi casa. Un concierto con la guitarra, sonido ambiente, íntimo (6 personas). Reunión de amigos.

15/2/10

Aprender de Haití

Le Monde Diplomatique. Ignacio Ramonet:

Por muy “natural” que parezca, ninguna catástrofe es natural. Un seísmo de intensidad idéntica causa más víctimas en un país empobrecido que en otro rico e industrializado. Ejemplo: el terremoto de Haití, de magnitud 7,0 en la escala de Ritcher, ha ocasionado más de cien mil muertos, mientras que el de Honshu (Japón), de idéntica fuerza (7,1), acaecido hace seis meses, apenas provocó un muerto y un herido.

“Los países más pobres y los que tienen problemas de gobernabilidad están más expuestos a riesgos que los otros”, confirma un reciente informe de la ONU. En una misma ciudad, el impacto humano de una calamidad puede ser muy distinto según las características de los barrios. En Puerto Príncipe, el seísmo se ensañó con las desvencijadas barriadas populares del centro. En cambio, en distritos privilegiados de la burguesía mulata comerciante apenas padecieron estragos.

Tampoco son iguales los pobres ante la adversidad. La Federación Internacional de la Cruz Roja sostiene que, en caso de desastre, “las mujeres, los discapacitados, los ancianos y las minorías étnicas o religiosas, víctimas habituales de la discriminación, son más castigados que los demás”.

(…)

¿Es Haití un país pobre? En verdad, no hay países pobres; sólo existen “países empobrecidos”. No es lo mismo. En el último tercio del siglo XVIII, Haití era la Perla de las Antillas y producía el 60% del café y el 75% del azúcar que se consumía en Europa. Pero, de su gran riqueza sólo se beneficiaban unos 50.000 colonos blancos, y no los 500.000 esclavos negros que la producían.

9/2/10

Blog

Cada vez resulta más difícil dar una opinión; cada cuál tiene la suya. Cada vez resulta más difícil encontrar un lugar para el diálogo, la conversación sosegada, la charla donde quizá alguien pueda cambiar tu parecer sobre tal o cuál cosa. Rara vez nos dejamos convencer, es más, casi siempre tratamos de imponer nuestra verdad aunque para ello tengamos que levantar la voz, pisar el turno del que habla e incluso recurrir al insulto y la grosería. Me gusta escribir y reflexionar sobre las cosas. Me gusta que me escuchen cuando siento que tengo algo que decir. En realidad, creo que esto es algo que nos gusta a casi todos y todas. Por eso, decidí iniciar este Blog. Este es el sitio prefecto. Yo escribo lo que quiero, como quiero y cuando quiero. Ahí está colgado mi pensamiento; y lo más importante: lo lee quien quiere y cuando quiere, y el que no quiere no lo lee. Estas son mis reflexiones. No son inmutables. Se transforman, crecen, se modifican, o no. Es una pequeña ventana que abro al mundo para el que quiera mirar. No es mi intención entrar en un debate sobre cada cosa. Aún así, leo lo que se escribe aquí abajo. Me interesa lo que la gente puede aportar o decir, pero insisto: no voy a entrar en debates. Esto podría ser interminable. Para las discusiones existen los foros. Esto no es un foro. Es un blog. Agradezco vuestras opiniones. Agradezco vuestro interés. Hoy sin embargo, voy a responder a algunos comentarios hechos en relación a la entrada Cosas que reflexionaba sobre los sucesos acaecidos recientemente en Haití. Respondo porque siento que no aclarar ciertas cosas podría resultar, sin duda, ofensivo para los Dominicanos y las Dominicanas.

1. A nivel personal, siento gran afecto y estoy profundamente agradecido con la República Dominicana. No cabe en mi boca ni en mi ánimo la más mínima intención de ofender a ese País. La república Dominicana, hasta la fecha, es el país que mejor ha acogido mi música en toda América Latina. Sólo puedo decir: gracias.

2. Cuando fui por primera vez a Santo Domingo, realmente, no me lo invento, percibí un cierto tono despectivo para con los haitianos que me llamó la atención y me hirió en mi lado más humano. Este tono despectivo, evidentemente, no lo recibí de parte de todos los habitantes de ese país. Mi intención no era generalizar. Si así resulta de mis palabras, me retracto.

3. No tengo la menor duda, de que existen millones de dominicanos y dominicanas en cuya intención sólo cabe la solidaridad y el respeto. No tengo la menor duda, de los valores positivos de los habitantes y las habitantes de ese agradecido y enorme país.

4. No se trata de tener más o menos información. En Costa Rica escuché hablar despectivamente de los Nicaragüenses. En mi pueblo (Güímar) escuché hablar despectivamente de los vecinos más cercanos (Arafo). En mi isla (Tenerife) escuché hablar despectivamente de los de la isla rival (Gran Canaria). Qué triste. Yo, junto con todos y todas los dominicanos y dominicanas que se han sentido aludidos (sin intención por mi parte), nunca participé de ese juego cruel. Ahora bien: ese juego existe; y cuando se trata de valorar la cantidad de miseria: más. Nos cebamos con el débil y con el pobre. Eso es así. En España, he visto despreciar a los inmigrantes por débiles y por pobres. He visto a los pobres despreciar a los más pobres. He visto a los débiles despreciar a los más débiles. He visto a los inmigrantes de un país despreciar a los inmigrantes de su propio país más débiles y más pobres que ellos y ellas.

5. Nací en las Islas Canarias y vivo en Madrid. Emocionalmente me siento ligado de por vida a estos dos lugares. Pero todo esto es pura casualidad; casualidad que por otra parte ha determinado, en todo, lo que ahora soy. Después de las Islas y de Madrid, siento una tremenda ligazón emocional con toda la América Latina… y así podría seguir hasta abarcar el mundo entero. Esto es lo que me interesa. Me interesa el mundo entero. Fuera de los contextos emocionales, sólo quedan mujeres y hombres trabajando y luchando por vivir y por mejorar las condiciones de vida de este planeta. Ya pido cada día al gobierno de mi país respeto por los inmigrantes. Ya lo hice en una canción llamada Extranjeros, y en otra llamada Contamíname. Ya creé una fundación que trabaja para que el entendimiento y el mestizaje sean el motor que mueve nuestras relaciones.

6. Reconocer que existen ciertos sentimientos negativos en un país, aunque sea el nuestro, no es anular a un país. De eso Chomsky sabe mucho. Ama a su país y por eso vive en él (no de él). Critica y denuncia cuánto sea criticable y denunciable para mejorar las condiciones de vida de su país y del mundo. Esta en todo su derecho. Negarle ese derecho es dar la razón a los criminales que se apoderan de los países y los convierten en sus casas particulares.

7. La pobreza, la miseria y lo bajo que pueden llegar a caer los seres humanos. ESTE ES EL TEMA.

8. La esperanza son las mujeres y los hombres que no son así y que creen que las cosas se pueden y se deben afrontar de otra manera. No tengo la menor duda de que República Dominicana protege celosamente en su interior a millones de personas así. Perdón una vez más, si los he ofendido. No era mi intención.

9. Seguiré cantando. Seguiré filosofando. Seguiré haciendo lo que me venga en gana. Seguiré colgando aquí mis opiniones. Seguiré leyendo las vuestras. Seguiré pensando en mí y en los demás. Seguiré reclamando un mundo mejor donde vivir, donde vivan los míos y donde vivamos todos y todas. AMÉN.

3/2/10

Sin palabras


El País. Pablo Ordaz. México 01 02 2010
Asesinados a tiros 13 adolescentes en una fiesta en Ciudad Juárez.

(...) Sobre la media noche, un grupo de sicarios llegó al lugar a bordo de siete camionetas. Sin mediar palabra, los encapuchados la emprendieron a tiros contra los adolescentes. Trece murieron.
(...) Sin embargo, el crimen de la medianoche conmocionó aún más a la ciudad. Porque, hasta el momento, ninguna autoridad ha sido capaz de establecer un vínculo entre los muchachos que se divertían y alguna de las redes del narcotráfico que pugnan por el control de la ciudad.
(...) Los pistoleros también dispararon contra los vecinos que intentaron ayudar a los muchachos e incluso contra los propietarios de un puesto de dulces contiguo a la vivienda.
(...) El hermetismo de las autoridades choca con la airada reacción del vecindario, parte del cual agredió a los militares y policías que se desplazaron hasta el lugar de los hechos, ya que aseguraron, sólo sirven para estorbar y pisar las pistas.

1/2/10

Toda una literatura

Enrique Vila-Matas escribió en su libro Bartleby y compañía: Hace tiempo ya que rastreo el amplio espectro del síndrome de Bartleby en la literatura, hace tiempo que estudio la enfermedad, el mal endémico de las letras contemporáneas, la pulsión negativa o la atracción por la nada que hace que ciertos creadores, aún teniendo la conciencia literaria muy exigente (o quizá precisamente por eso), no lleguen a escribir nunca; o bien escriban uno o dos libros y luego renuncien a la escritura…

Juan Rulfo, por ejemplo, después de escribir Pedro Páramo y dejar una huella indiscutible en el suelo de la eternidad, calló para siempre. Dijo: No tengo nada más que decir. Dijo: Se murió mi tío Celerino que era quien me contaba las historias. Su legado: Un libro de relatos y una novela que guardan toda un literatura.

Entre los Bartleby, sin ninguna duda y con un lugar preferente, se encuentra Salinger. Salinger cultivó, además, el arte del misterio y la ocultación. Poco sabemos de Salinger. Conocemos su libros publicados. Literatura en estado puro. Y es que todo lo demás: imagen, opiniones, vida social y personal, no pertenece al mundo literario. En realidad, cabría decir que a nadie interesa. Sin dudar del valor de El guardián entre el centeno, yo me decanto por Nueve cuentos. Toda una literatura. Nueve cuentos, Pedro Páramo y Suicidios ejemplares (Enrique Vila-Matas), son tres libros que dejaría, para siempre, en la mesilla. Los leería una y otra vez, sin descanso. Esos tres libros guardan toda una literatura.

Habría que rastrear el espectro del síndrome del escritor oculto. Salinger tendría también su puesto de honor. Añadiría a Thomas Pynchon y a Corman McCarthy, si no fuera porque este último rompe su silencio y su aislamiento para asistir a la ceremonia de los Oscar. Allí, junto a su hijo, celebró animadamente el galardón de los hermanos Cohen.

Pues bien, Salinger ha muerto. Tenía 91 años. A muerto para sí mismo. Para nosotros, esta fecha, ¿qué significación tiene? En realidad, Salinger, de quién tan poco sabemos, murió el día en que decidió dejar de publicar.

Nota: Vila-Matas no incluye a Ángel González entre los Bartleby. Con su permiso, lo haré yo. Cuando conocí a Ángel, hacía algunos años que no escribía nada. No tenía nada que decir. Como en el caso de Juan Rulfo y Salinger, lo dicho es más que suficiente. Toda una literatura.