23/4/10

Chris Cunningham

Work of director es el nombre de una colección de DVD en la que se muestran los trabajos de interesantísimos realizadores de Vídeo Clip. Algunos de ellos ya han dado el salto al largometraje con resultados no menos interesantes: Michel Gondry y Spike Jonze. Trabajaron con grandes artistas del rock, del pop o la música alternativa: Bjork, Madonna, Beck, Massive Attack, Portishead, Chemical Brothers…

Aunque no me interese demasiado la música de algunos de los artistas para lo que trabajaron, me abstraigo y pienso que realizaron auténticas obras de arte, concibiendo el Clip como algo más que un mero objeto promocional.

En el DVD dedicado a la obra de Chris Cunningham aparecen dos vídeo clips que me impactaron especialmente: Frozen de Madonna y All is full of love de Bjork. En Frozen pienso que se ha partido del significado de la palabra: helado, para mostrar la frialdad con unas cautivadoras y negras imágenes sobre un desierto cuarteado. En All is full of love se parte igualmente del significado: todo está lleno de amor, para mostrar a dos máquinas amándose en unas imágenes llenas de ternura y sensualidad.

Eran otros tiempos para la música y para el arte, sin duda.

Reaparece Chris Cunningham, después de una larga ausencia, en el EP3 con una entrevista. Y esta es su acertada reflexión sobre alguien que desconozco, que no me interesa pero que me resulta especialmente esperpéntica (creo que puede servir para definir el momento que vivimos a nivel cultural):

EP3. Cuando su colega Michel Gondry vio el último vídeo de Lady Gaga con Beyoncé, Telephone, dijo que no puede soportar a esta especie de Marilyn Manson femenino. ¿Cuál diría usted que es la contribución de Lady Gaga al show business?

C.C. No puedo opinar gran cosa sobre ella o su música, pero el hecho de que se hable tanto de Lady Gaga, para mí es un indicio de lo bajo que ha caído la cultura popular. Tiene sentido si eres una niña de 12 años que no ha oído nunca sobre Prince, Madonna, Michael Jackson, David Bowie o Grace Jones. Me desorienta, porque con esa edad yo escuchaba a Kraftwerk, Human League o la new wave y estaba (aún lo estoy) emocionado por las posibilidades y el futuro de la música. Cosas como Lady Gaga me hacen pensar que hemos involucionado y que vivimos en un universo alternativo donde Madonna nunca existió.