22/11/10

Alerta

En EEUU, el Tea Party, respaldado por sus miles de votantes, reclama la recuperación de América y la legalización de las armas a golpe de Evangelio. Las armas y el Evangelio parecen casar bastante bien. Recuperar la América que nos arrebatan los inmigrantes. América, que es lo que es porque una panda de inmigrantes la levantó a pulso y sudor, hoy quiere ser recuperada de no se sabe qué, por qué, y contra o a favor de quién.
En España, Belén Esteban asciende a las cimas del poder mediático, blandiendo la bandera populista de la desinformación y pretende, aunque sólo se trate de una broma, colarse en el desmadejado y denigrado espectro político. Belén Esteban ejerce el libre derecho a opinar. Sin querer, supongo, genera opinión y un ejército de desencantados ciudadanos votantes, o no, la sigue, la aúpa, la admira porque es espontánea, sencilla y del pueblo.
Así están las cosas. Tenemos que estar alerta, porque es posible que esto no haya sucedido porque sí, por generación espontánea... Es posible que exista una razón detrás de todo este extraño proceder de los de a pie. Debemos estar alerta.
A menudo, pienso en Lucy, ese ser de sexo femenino que hace 3.200.000 de años se irguió, se puso a dos patas y miró la inmensidad de posibilidades que había a su alrededor; y desde entonces hasta hoy, no ha parado de andar.
Estar alerta. Es posible que haya una razón en este extraño movimiento humano que tiende al vacío y a dar pasos hacia atrás.

12/11/10

Libros


Compro libros. Todo el tiempo compro libros. Leo muchos libros, pero compro más libros de los que puedo leer. Pienso que un libro es algo que queda ahí y ya encontremos el momento para leerlo. Cuando viajo, compro libros. En las esperas de los aeropuertos. A veces son libros que a pesar de los intimidantes aspavientos del marketing solo sirven para matar el tiempo o para leer en el baño. A veces son grandes libros escondidos tras humildes encuadernaciones.
A través de los libros conozco nuevos nombres, nuevos paisajes y a veces, conozco una ciudad o un país. A veces, un país me revela sus nuevas formas de expresión. Colombia, por ejemplo, hace algunos años me habló de Andrés Caicedo. Mi maleta viajó de vuelta a España cargada de libros de Andrés. Chile me habló de Pedro Lemebel y su lengua afilada se acurrucó entre las camisetas y los calzoncillos para hacer así su primer viaje trasatlántico.
Nueve horas se retrasó nuestro vuelo de regreso de Santiago hace unas semanas. Nueve horas son demasiadas. En el aeropuerto compré un libro llamado La Familia. Un libro de investigación periodística que revela la terrorífica historia de la familia Pinochet. En nombre de la patria y amparados en la rancia ultraderecha moralista, casposa y salva pueblos de enemigos marxistas, desvalijó un país. Lo desvalijó en su espacio más humano, donde vivían sus mejores mujeres y hombres. Lo desvalijó a base de torturas y desapariciones, genocidio y crueldad. Pero también, desvalijó sus arcas y evadió el dinero de la patria y del pueblo hacia cientos de cuentas escondidas en el extranjero, para uso y disfrute de la propia Familia. Que patriótico. Qué vergüenza.
He sabido por este libro de la gran admiración que sentía Pinochet por Franco y cómo, tras venir invitado a España al funeral del Generalísimo y ver el trato que se le dio, hubo en su vida un antes y un después. A partir de ahí y bajo la franquista inspiración, Augusto se desató. También he sabido que Salvador Allende, hasta el último momento, creyó en su fidelidad. "Pobre Augusto, debe estar preso". Ese fue su comentario ante la imposibilidad de comunicarse telefónicamente con Pinochet la mañana del 11 de septiembre de 1973. Qué vergüenza.
Hay libros cuyo contenido es altamente tóxico. Como compensación, en este nuevo viaje a Chile completé mis libros de Pedro Lemebel. Para Lemebel sólo tengo palabras buenas, dulces, cariñosas... Su enorme sensibilidad de homosexual de izquierdas nos sumerge en un mundo lleno de rabia y amor. Sara Montiel convive con Chabela Vargas, Victor Jara y Violeta e Isabel Parra se encuentran con Charly García, María Bethania y Omara Portuondo, Pina Bausch baila con Rafella Carrá y el neoliberalismo hipócrita y descarado queda desnudo en la plaza pública, encaramado a sus miles de muertos y por la gracia de Dios.

Compro libros y en los libros se esconden las canciones. Yo las busco entre las páginas. Entre las hojas de los cientos de libros, buceo; porque en cualquier lugar, agazapado, hay un mensaje que alguien, sin querer, dejó para mí.

8/11/10

El Papa carga contra el laicismo en España

Y relacionó el choque entre la fe y el "laicismo agresivo" en la España actual y el anticlericalismo de la Segunda República. (El País)

¿Por qué tenemos que ser católicos? ¿A qué agresividad se refiere? ¿Es agresivo que el punto de partida no sea el catolicismo, la religión impuesta? ¿Qué el punto de partida sea cero y que cada cual, en su fuero íntimo, y no en la vía pública, asuma la religión que quiera, o la no religión?

¿A qué ha venido Benedicto a España? ¿A partir España en dos? ¿A eso ha venido? ¿Es esa su misión? ¿Recordar el anticlericalismo de la Segunda República sin mencionar siquiera el papel que la Iglesia jugó en el violento y encarnizado exterminio que se llevó a cabo después de la guerra?

Aquí la única agresividad es la del catolicismo a lo largo de la historia queriendo imponerse como única visión religiosa ante la que todos, sin opción, nos hemos tenido que arrodillar.

Benedicto, por el amor de Dios, pida usted perdón a la víctimas del franquismo y deje que cada cual viva la religión que quiera, donde quiera y cuando quiera; y si es que quiere.

1/11/10

América

Ha terminado la gira. Ahora estoy encerrado con mis canciones; algunas nuevas, para un nuevo proyecto, otras antiguas que rescato y transformo, arreglo o destruyo definitivamente. Lo último que he hecho fue viajar a América: Colombia, Costa Rica y Perú. Más tarde estuvimos en Teruel, en el homenaje a Saramago en Rivas y finalmente, hace unos días, en Chile. Haremos alguna cosa más de vez en cuando: República Dominicana a finales de Noviembre, Málaga y Las Palmas de Gran Canaria en Diciembre...

Colombia: De nuevo Bogotá y con el mismo cariño y la misma intensidad. Volvimos después de muchos años a Medellín. Por primera vez, visitamos Cali, la tierra de Andrés Caicedo, la capital de la salsa. Hacemos amigos en Colombia y nos vamos con pena. Volveremos.
Costa Rica: Teatro Melico Salazar y de nuevo, por cuarta vez, visitamos este país que surgió de la nada, del boca a boca, de las radios universitarias o no se de qué y con el tiempo se ha convertido en una de nuestras mejores plazas en América.
Perú: Nueva estación, nueva parada. Qué hermosa ciudad. Lima, la tierra de Chabuca Granda y César Vallejo. Visitamos el puentecito escondido y el centro de noche. Qué hermosa ciudad, sorpresa agradable, buena comida. Cariño también surgido de la nada, del boca a boca... Ojalá, con el tiempo sea también plaza fija, lugar al que habitualmente volver.
Chile: Viaje relámpago. Concierto para recaudar fondos para los afectados por el terremoto: Archipiélago Juan Fernández. Compartimos escenario: Haydee Milanés, Sabina Odone, Keko Yangue, Pablo Herrera, Gondwana... Buena gente la gente de Santiago. Poco tiempo. Experiencia linda a nivel humano. Compro libros, muchos libros: sobre todo Pedro Lemebel. Chile, la tierra de Roberto Bolaño.